Uso legal y necesario de la fuerza

Compartir

Hoy el mundo asiste con estupor ante los hechos registrado en la ciudad Mineápolis en Minesota, el 25 de mayo de 2020, con una repercusión global de la noticia repetida una y otra vez en todos los medios periodísticos del mundo.

Lo cual es correcto en nuestra sociedad globalizada, lo incorrecto es que quienes se tildan de experimentados periodistas no analizan el hecho en sí desde una mirada correcta de los sucesos y sin analizar lo que realmente allí ocurrió. Les es más fácil invadir los ojos de las masas populares con una horrenda foto  de un hombre sujetando y golpeando a otro, vender esta noticia con tinte racista y hasta llegar a interpretar los sonidos o leer los labios de la víctima para mejorar el sensacionalismo de la noticia como si ya un tuviera suficiente condimento con ser sus protagonistas un hombre blanco y otro de color en suelo americano.

¿Algún periodista se preguntó si cumplieron los protocolos de control de tumultos? ¿Algún encumbrado periodista se molestó en leer los protocolos de Control del Orden Público vigentes en USA? ¿Algún periodista se informó de las recomendaciones emanadas por la ONU a los cuerpos policiales de los países miembros sobre Restablecimientos del Orden y de la Paz Social? Desde ya que no, sólo se han dedicado a repetir como loros el mensaje emitido por un sensacionalista buscando un punto de rating

Ningún hombre de prensa intentó ponerse en el lugar del representante de la ley, frente a una turba, frente a un problema real con elementos hostiles y enardecidos por diferentes motivos, dispuestos a insultar y agredir a los representantes del orden por ese solo motivo.

Seguramente este oficial de la ley solo siguió los pasos aprendidos en la academia, primero intento disuadir por medio de la palabra y el diálogo, como no encontró una respuesta amigable, siguió soportando el asedio de elementos hostiles, continuo marcando el límite que el Estado le imponía a la turba con su presencia, soporto insultos, agravios y ataques de elementos fuera de control, antes de pasar al siguiente nivel, seguro que un superior de la fuerza o algún referente político del Estado dio la Orden de Controlar el Disturbio y allí fue nuestro uniformado dispuesto a contener y reducir a los hostiles utilizando su fuerza física y es allí donde nuestro oficial se enfrenta con un fornido elemento que lo enfrenta y aplica una de las técnicas de reducción que se utilizan en todas las fuerzas policiales del mundo incluso en la Policia Civil de ONU, que se conoce con el nombre de mata león, técnica que en los años cincuenta, pasó de los civiles practicantes de artes marciales a integrar las técnicas de combate primeros de las fuerzas armadas y luego de los grupos policiales.

Constituyendo estas destrezas en la lucha cuerpo a cuerpo sin armas el según nivel en la aplicación de la fuerza pública, que es monopolio del Estado, y que ante situaciones críticas aplica la fuerza con la finalidad de restablecer EL ORDEN Y LA PAZ SOCIAL salvaguardando la vida.

En el ámbito de las fuerzas del orden existe un ciclo de aplicación de la fuerza que se la puede dividir por niveles, en una primera etapa se utiliza la VOZ por medio del diálogo y la presencia de la unidad policial, en caso de escalar la agresividad de la turba se aplica el nivel de contención por medios de fuerza física, aquí los agentes del orden proceden a enfrentarse cuerpo a cuerpo sin ningún tipo de ARMA con los elementos que perturban el orden público, es aquí donde se produce el deceso de este manifestante, téngase en cuenta que el grupo policial no había superado el segundo nivel de control de tumultos, aún le quedaban otros niveles a escalar con el paso siguiente de utilización de disuasivos químicos o carros hidrantes, armas de baja letabilidad como escudos, bastones, porras, armas sonoras, o agresivos químicos, en caso de no lograr reestablecer el control social, le queda aplicar un nivel más con unidades caninas y caballería con el fin de replegar los elementos fuera de control, de no lograrlo solo le queda un recurso y que para aplicarlo debe esperar la orden de la máxima autoridad de la fuerza que es la utilización de armas letales, como vemos nuestro oficial en cuestión sólo llego al segundo nivel del ciclo de la aplicación de la fuerza.

Debemos condenar públicamente a un oficial de policía que cumple a rajatabla con el contrato social vigente, le dijeron que estudiara y estudio, le dijeron que buscara trabajo y se convirtió en policía, le dijeron que se formara y lo hizo, le dijeron que constituyera una familia y lo hizo, que comprara una casa y lo hizo, cumplió con todo lo que esperaba la sociedad de él, le ordenaron reestablecer la PAZ Y EL ORDEN por medio de la aplicación de la fuerza policial que es MONOPOLIO DEL ESTADO JURIDAMENTE ORGANIZADO y lo hizo.

Como podemos juzgar sin saber que sucedió en ese momento, donde dos hombres corpulentos sostenían un enfrentamiento, donde uno de ellos fuera de sí, se resistía a las órdenes verbales de un oficial de la ley para que depusiera su actitud, y un oficial en actitud de CONTENCION aplicando el segundo nivel del protocolo.

Es allí donde no se puede establecer si hubo o no intención de cometer un ilícito, en la técnica empleado por el oficial gracias a las imágenes difundidas, se observa a priori la correcta posición de los brazos alrededor del cuello del hostil, se puede ver conformar con el bazo derecho una V donde el antebrazo comprime el paquete venoso y arteriales que se encuentran en los laterales del cuello, se observa un espacio en la conformación de la V en su parte inferior dejando un espacio que sirve de colchón para no comprimir la tráquea y provocar un aplastamiento de este cartílago, también se observa que la mano contraria del oficial presiona desde atrás sujetando la cabeza evitando la rotura de las cervicales, y ayudando al brazo diestro a comprimir el paquete venoso con la finalidad de interrumpir la oxigenación del cerebro y provocar un desmayo o desvanecimiento del hostil para PODER reducirlo y ponerlo en custodia, es aquí donde existe la delgada linea que separa la vida de la muerte, un movimiento desesperado del elemento hostil, un forcejeo indeseado, un estertor fuera de lugar antes del desmayo puede llevar a una lesión letal, pero quien de los señores periodistas puede evaluar la intencionalidad de un AGENTE del orden que busca CONTENER a una persona corpulenta, fuerte y enardecida.

Si podemos transformar un lamentable hecho de aplicar el control social base de nuestro contrato social impuesto por el estado jurídicamente organizado y democrático, en bandera de los lamentables hechos de descontrol social, incendios, agresiones, saqueos, rebelión civil que oculta la verdadera cara del hastío social.

El oficial de la ley deberá ser sometido a juicio, deberá enfrentar sus responsabilidades administrativas, civiles y penales, pero quienes son los formadores de corrientes de opinión, los abanderados del cuarto PODER para juzgar un hecho donde nunca han estado en el escenario de un enfrentamiento, desde la comodidad de tu casa u oficina, sentados en el mejor sillón desde donde no se puede opinar de lo que no se conoce.

Alberto INGUI


Compartir

Next Post

MX serían más de 600mil los contagios

Vie Jun 5 , 2020
CompartirConferencia Secretaría de Salud México – 050620 – 1935h. 110,026 Casos confirmados ”en laboratorio” y con Síntomas y Signos ( 4,349 más que ayer, antier +4,442) 19,015 Estimados activos. 48,822 Sospechosos acumulados. 13,179 Fallecimientos con Prueba de laboratorio (625 más que ayer, antier +816) Los modelos matemáticos de estimación de […]
covid pandemia
× Te ayudo?