Obligatorio registrar cualquier arresto en México

Ante la situación que enfrenta México en materia de criminalidad y para dar mayor certeza a los arrestos, a partir de este sábado será obligatorio para cualquier policía, registrar en una base de datos nacional las detenciones que haga de cualquier persona que cometa un delito en flagrancia o cuando sea ordenada su aprehensión por un juez.

La instrucción proviene directamente del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, órgano colegiado nacional que involucra a autoridades federales, locales y hasta municipales responsables de la seguridad pública y la administración de justicia; es decir, policías y ministerios públicos.

La intención de este Registro Nacional de Detenciones es garantizar que cuando una persona sea arrestada, se u familia tenga la absoluta certeza de su localización y destino y que le serán respetadas sus garantías individuales y procesales.

Ni abuso de autoridad  ni  desaparición forzada

Todos los arrestos que realicen las policías municipales, estatales y los cuerpos de seguridad federal deberán cumplir con el formato homologado de detenciones, que es un registro nacional que llevará cuenta precisamente de cualquier remisión ante ministerios públicos.

El registro será público y podrá ser consultado por cualquier persona para saber si algún familiar suyo fue detenido y en su caso a qué sitio fue trasladado y para ello bastará ingresar la Clave Única de Registro de Población (CURP) de la persona detenida.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública aclaró que este registró es por ahora exclusivo para las detenciones “in fraganti” o por orden de aprehensión por delitos del fuero federal y entrará en vigor en el primer minuto de este sábado 23 de noviembre.

Para los delitos de fuero común el registro comenzará a operar el 1 de abril de 2020 y en este Registro Nacional de Detenciones participarán también los Centros de Control, Comando y Comunicaciones (C5), las agencias del Ministerio Público y todos los Centros de Readaptación Social.

Al momento de realizar un arresto, los elementos policiales deberán informar de inmediato por radio a sus bases o utilizar una tableta para llenar Informe Policial Homologado, donde tendrán la obligación de registrar lugar y fecha de nacimiento, domicilio, nacionalidad y lengua nativa, estado civil, escolaridad, ocupación o profesión, Clave Única de Registro de Población y grupo étnico al que pertenece la persona detenida.

Igualmente tendrán que dar cuenta del estado físico de la persona arrestada, con los datos del personal médico legista que haya hecho la valoración e incluso copia del certificado médico, huellas dactilares y fotografía del detenido.

Al momento en que una persona sea liberada, también deberá registrarse y en un plazo no mayor de cinco días deberá borrarse la información de la plataforma pública, pero no de los registros policiales, aunque el SNSP garantizará que estos datos estén resguardados por la Ley de Protección de Datos Personas y que no generen antecedentes penales si es el caso.

Menos abusos

Para personas expertas en temas de seguridad, este Registro Nacional de Detenciones será una herramienta fundamental para reducir los abusos de autoridad, casos de extorsión y especialmente la probabilidad de que se cometan actos de desaparición forzada.

Francisco Cerezo Contreras, activista en derecho humanos y coordinador del Comité Cerezo en contra de la Tortura y la Desaparición Forzada, dijo que esta es una buena iniciativa “para evitar tortura y sobre todo desaparición forzada, pero como siempre, te pueden extorsionar para no ingresar tus datos”.

Es una buena ley, pero es en su aplicación donde debemos estar observando para garantizar que el llenado del formato sea claro y preciso y se informe como debe ser y se de certeza a las familias a dónde están llevando a su pariente.

Por su parte, Marcelo Maciel Sosa, consultor internacional en seguridad y director general de Seguridad y Defensa, dijo que lo primero que resolvería este registro es la probabilidad de extorsionar a quienes sean detenidos, pero para ello es necesario cambiar la actitud de las fuerzas policiales y erradicar la corrupción.

Mientras desde las comandancias se siga “exigiendo cuota de detenciones”, el registro no va a servir, dijo Maciel Sosa.

Ambos expertos consideraron que una manera de evitar la corrupción y garantizar la certeza de las detenciones, es hacer obligatorio el uso de las videocámaras móviles en cada elemento policial y que las y los policías no tengan acceso a las grabaciones de estas cámaras.

El registro permanente en video servirá para documentar en tiempo real la detención y que se haga el registro correspondiente, así será menos probable que las y los uniformados pretendan extorsionar a quien detienen y de paso documentar que le están trasladando ante el Ministerio Público o un centro de reclusión.

Compartir

Andrés Solís

Periodista desde 1989. Posgrado de Periodismo en Investigación. Tiene experiencia en medios impresos, radio, televisión y hace periodismo digital desde 1998. Ha enfocado su trabajo periodístico en temas de seguridad y derechos humanos. Autor del "Manual de Autoprotección para Periodistas" y de la "Guía de Buenas Prácticas para la Cobertura Informativa sobre Violencia".

Next Post

UN LOCO EN EL PENTÁGONO

sáb Nov 23 , 2019
¿Y tú a qué te dedicas? Yo llevo unos meses trabajando en el pentágono y ya casi me salen todos los lados iguales. Compartir
× Puedo ayudarlo?