Víctima

Compartir

Sujeto pasivo del delito que sufre las consecuencias físicas, económicas o morales de una conducta ilícita sancionada por la legislación penal.
Persona que sufre un perjuicio material, físico o moral secundariamente a actuaciones malintencionadas de otros o debido a acontecimientos exteriores perjudiciales.
El sujeto que recibe los efectos externos de una acción u omisión dolosa o culposa, causando un DAÑO en contra de su integridad física, de su vida o de su propiedad.
Las personas que, individual o colectivamente, hayan sufrido daños, inclusive lesiones físicas o mentales, sufrimiento emocional, pérdida financiera o menoscabo sustancial de sus derechos fundamentales, como CONSECUENCIA de acciones u omisiones que violen la legislación penal vigente en los Estados Miembros, incluida la que proscribe el abuso de PODER.
Es la personalidad del individuo o de la colectividad en la medida en que está afectada por las consecuencias sociales de sufrimiento, determinado por factores de origen muy diverso, físico, psíquico, económico, político o social, así como el ambiente natural o técnico.
Clasificación de las víctimas.
Hellenberg
• Víctima no participante, por ejemplo, víctima resistente al delito.
• Víctima latente (o con predisposición a ser víctima).
• Víctima provocativa (provocación por imprudencia o negligencia, provocación directa).
• Víctima participante (el rol está en la etapa de ejecución del delito).
• Falsa víctima (víctima imaginaria o víctima de su propia negligencia).
Neuman, Elías
• Víctimas individuales, sin aptitud victimal, con actitud victimal, con actitud victimal dolosa.
• Víctimas familiares, niños golpeados, explotados económicamente, mujeres maltratadas, delitos del ámbito conyugal.
• Víctimas colectivas, comprenden: La comunidad como nación, la comunidad social, determinados grupos comunitarios por medio del sistema penal, víctimas de la sociedad o del sistema social.
López Rey Y Arrojo, Manuel
• Víctimas de la criminalidad oficial, semioficial, POLÍTICA o ideológica, la tortura, el castigo cruel, inhumano o degradante, el genocidio y el etnocidio, la violación de los derechos humanos, el TERRORISMO, los secuestros, tráfico ilícito de personas (trabajadores).
• Víctimas de delitos económicos, industriales, farmacológicos.
• Víctimas de la contaminación o destrucción del medio ambiente.
Henting, Hans Von
• Criminal y víctima, es la relación en sus diversos grados, desde una víctima conocida a una víctima desconocida.
• La víctima latente, señala la predisposición a ser víctima de los delitos.
• La pareja criminal-víctima.
• Víctima voluntaria.
• Víctima muda.
• Víctima obstinada.
• Víctima especuladora.
• Víctima estafadora.
Víctima (componente OBJETIVO): Una víctima es cualquier persona que haya sufrido directa o indirectamente (en el caso de sus familiares cercanos) un hecho traumático producido por un ACCIDENTE, una catástrofe natural o una AGRESIÓN humana, independientemente de que haya sido declarado formalmente como delito por parte de la Justicia.
Víctima (componente subjetivo): Una víctima es la persona que, en función del suceso traumático, experimenta una INTERFERENCIA negativa en su vida cotidiana (reacciones emocionales graves, incapacidad de rehacer su vida, dificultades para establecer proyectos de futuro, etcétera).
Las víctimas son incómodas para la gente porque recuerdan la fragilidad del ser humano y exponen en toda su crudeza los límites de la crueldad humana.
Víctimas biológicas: Existen cuando las cualidades exigidas por el tipo tienen que ver con la anatomía o fisiología del sujeto; por ejemplo: Mayor de edad o menor de edad.
Víctimas colectivas. En esta categoría entran todas aquellas víctimas de delitos que lesionan o ponen en peligro bienes jurídicos cuyo titular no es la persona natural. Las relaciones entre víctima y delincuente se caracterizan por la despersonalización, la colectividad y el anonimato. Este tipo de relación la encontramos en los delitos financieros, los fraudes y los delitos informáticos de los que pueden ser víctimas personas jurídicas, colectividades enteras o el Estado mismo. A este tipo de víctima se le denomina víctima oculta, por la elevada cifra negra derivada de la despersonalización y el anonimato.
Víctima de homicidio: La conducta de homicidio significa para la víctima perder la vida.
Víctima de homicidio con alevosía: En el homicidio con alevosía la víctima se encuentra en una situación física-psicológica o es colocada en una posición que le resulta imposible percibir el peligro y defenderse de la AGRESIÓN, con esto el delincuente sabe que no corre riesgo personal.
Víctima del delito: Aquella persona que sufre un ATAQUE directo a sus derechos (integridad física, honor, propiedad, etcétera), por otro individuo, y cuya VULNERABILIDAD no queda librada a la potestad o a la iniciativa de los particulares, sino que su tutela corresponde al PODER público a través de las leyes penales, para perseguir y juzgar al delincuente.
Víctimas del proceso penal: Siendo o no culpables, aquí se encuadran todos aquellos que pasan por un proceso penal.
Víctimas directas: Lo que genera habitualmente DAÑO psicológico suele ser la AMENAZA a la propia vida, una lesión física grave y la percepción del DAÑO como intencionado.
El DAÑO psicológico generado suele ser mayor si las consecuencias del hecho delictivo son múltiples, como ocurre, por ejemplo, en el caso de un secuestro finalizado con el pago de un cuantioso rescate por parte de la familia de la víctima o en el superviviente de un ACCIDENTE que ya no puede volver a ejercer su profesión.
Víctimas éticas: Cuando las cualidades exigidas en la víctima se refieren a su moral personal o individual; por ejemplo: Persona honesta, religiosa, etcétera.
Víctima en el homicidio psicótico: Las conductas criminales pueden desarrollarse sin ninguna razón manifiesta, sin antecedentes de conflictos, son los homicidios desencadenados por crisis psicóticas (especialmente relacionados a procesos esquizofrénicos).
Víctima en el homicidio por piedad: Esta conducta generalmente pertenece al grupo familiar AUTOR-víctima, integran idéntico ámbito y núcleo familiar.
Víctimas falsas o pseudovíctimas. Todas aquellas falsas víctimas que, por obtener un beneficio secundario de tipo económico, emocional, por autoinculpación o enfermedad mental, denuncian un delito que nunca tuvo lugar. Encontramos a este respecto las llamadas víctimas simuladoras, que ponen en marcha el aparato judicial con el ánimo de inducir a error u obtener la impunidad con respecto a la propia comisión de un acto delictivo, y las víctimas imaginarias, que erróneamente consideran haber sido objeto de un acto delictivo que en verdad no fue tal.
Víctimas familiares. Esta categoría tiene en cuenta la relación previa entre la víctima y el AUTOR del delito. Se trata de una condición especial que entra en los supuestos de VULNERABILIDAD convivencial o doméstica.
Víctimas indirectas. El acontecimiento traumático puede compararse a una piedra arrojada en un estanque. Así, origina ondas que no sólo afectan a las víctimas propiamente dichas, sino también a aquellos que están cerca de ellas. Se trata de un efecto onda y de un efecto contagio.
La onda expansiva de un suceso traumático actúa en círculos concéntricos. En el primer círculo se encuentran las víctimas directas. El segundo círculo está constituido por los familiares, que tienen que afrontar el dolor de sus seres queridos y readaptarse a la nueva situación. Y puede haber un tercer círculo, correspondiente a los compañeros de trabajo, a los vecinos o, en general, a los miembros de la comunidad, que pueden quedar afectados por el temor y la indefensión ante acontecimientos futuros.
El efecto contagio está relacionado con la convivencia con la víctima. Un contacto cercano y prolongado con una persona que ha sufrido un trauma grave puede actuar como un estresor crónico en el familiar, hasta el punto de que puede ser responsable de un deterioro físico y psíquico. La afectación de las personas que están en estrecho contacto con la víctima y que pueden experimentar trastornos emocionales y ser víctimas secundarias del trauma se denomina traumatización secundaria.
Víctimas jurídicas: Cuando las condiciones exigidas por el tipo tienen que ver con valoración jurídica; por ejemplo: República o Nación.
Víctimas no participantes o fungibles. También denominadas enteramente inocentes o ideales. La relación entre el ofensor y la víctima, si es que se da el caso, es irrelevante y, por lo tanto, la dinámica criminal sustituible. La victimización se distribuye en este caso de forma aleatoria, por lo que todos los miembros de la colectividad somos víctimas potenciales. El acto delictivo es independiente de la INTERVENCIÓN consciente o inconsciente de la víctima. En este sentido suele distinguirse entre víctimas accidentales, que tan sólo se encontraban en un lugar poco adecuado en un momento poco afortunado, es decir, aquellas que por casualidad se cruzan en un momento dado por el camino del delincuente, y las víctimas indiscriminadas, enmarcadas en una categoría más amplia y caracterizadas por la ausencia absoluta de vínculo con el infractor. El ejemplo prototípico de esta son las víctimas del TERRORISMO.
Víctimas participantes o infungibles. En este caso, la víctima sí que desempeña un cierto papel en la génesis del delito, ya sea omitiendo las precauciones más elementales y facilitando su comisión o provocando el acto delictivo. El delito surge precisamente como represalia o venganza por la previa INTERVENCIÓN de la víctima. En esta categoría también encontramos a las denominadas víctimas alternativas, que deliberadamente se colocan en posición de serlo, quedando en manos del azar el llegar a convertirse en víctimas (situación de duelo), y por último las víctimas voluntarias, que ostentan la condición de víctima como resultado de su propia instigación o de un pacto asumido libremente (eutanasia, supuestos de homicidio-suicidio o la mutilación con objeto de librarse del servicio militar u obtener alguna compensación de tipo económico).
Víctima por envenenamiento: La víctima en el homicidio por envenenamiento no advierte el peligro debido a que la conducta de envenenar significa para el delincuente matar encubriendo su acción delictiva.
Víctima reiterada: Persona que ha sufrido múltiples ataques o actos de alteración del orden.
Víctimas simbólicas: En este caso, la victimización tienen lugar con objeto de lesionar un determinado sistema de valores, un partido político o una ideología a la que la víctima pertenece y de la que constituye un elemento representativo.
Victimario: Será aquel que produce DAÑO, sufrimiento o padecimiento a la víctima.
Victimización: Acto o proceso de victimizar o el proceso de ser victimizado.
Una persona es victimizada cuando cualquiera de sus derechos ha sido violado por actos deliberados y maliciosos: Así, víctima sería la persona sobre quien recae la acción criminal, o sufre en sí o en sus derechos las consecuencias nocivas de dicha acción.
Se puede devenir víctima por múltiples hipótesis.
1) Por un criminal;
2) Por sí mismo (deficiencias, impulso psíquico, etcétera);
3) Por el comportamiento antisocial, individual o colectivo;
4) Por la tecnología, y
5) Por energía no controlada.
También.
• La precipitación. La víctima puede precipitar o fomentar la conducta delictiva;
• La facilitación. La víctima, aun sin formar parte activa del delito, puede facilitar su comisión al situarse, deliberada o negligentemente, en una situación de riesgo;
• La VULNERABILIDAD. Existen personas que por determinadas características personales (edad, sexo, estado físico/psíquico) resultan más susceptibles al delito;
• La oportunidad. Condición necesaria para que ocurra el delito;
• El atractivo. Hay personas que suponen un OBJETIVO más atractivo para los delincuentes, por lo que su riesgo de victimización es más elevado, y
• La impunidad: Otro OBJETIVO que toman en cuenta los delincuentes son las personas que posiblemente tengan un acceso limitado a o nulo a instituciones legales de control social (minorías étnicas).
Victimización secundaria. La victimización primaria deriva directamente del hecho traumático; la secundaria, de la relación posterior establecida entre la víctima y el sistema jurídico-penal (policía o sistema judicial) o un sistema de ayudas (indemnización económica, asistencia psicológica, APOYO psicoeducativo a los hijos, etcétera) defectuoso. Es decir, el maltrato institucional  puede contribuir a agravar el DAÑO psicológico de la víctima o a cronificar las secuelas psicopatológicas.
Un aspecto fundamental en la victimización secundaria es la dilación existente en el sistema de justicia actual, así como la falta de INFORMACIÓN concreta sobre la situación procesal, que no tiene por qué resultar incompatible con el secreto de sumario: La incertidumbre de un proceso penal que nunca parece concluir, así como la reacción de la parte denunciada, que puede injuriar a la víctima o incluso amenazarla, contribuyen a agravar la situación emocional de la víctima.
La revictimización institucional presenta caracteres especialmente nocivos por varias razones:
• Porque provoca un DAÑO emocional suplementario a personas cuyo nivel de autoestima es especialmente limitado como CONSECUENCIA del impacto generado por el hecho delictivo.
• Porque proviene de la actuación de poderes públicos diseñados para conferir amparo a las personas cuyo proyecto vital ha sido afectado por la conducta lesiva de otra persona: Se genera, por tanto, un efecto especialmente patógeno: Las estructuras creadas para tutelar a las víctimas provocan una sensación de vacío y falta de aliento que alimenta la sensación de dolor.
• Porque se daña a las personas que de forma casi exclusiva promueven la actuación del sistema institucional de justicia: Se quiebra, con ello, el sentido simbólico sobre el que se asienta su condición de garante de la cohesión social.


Compartir

Next Post

Trastornos

Dom Dic 29 , 2019
CompartirTrastorno antisocial de la personalidad. La característica esencial del trastorno antisocial de la personalidad es un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás, que comienza en la infancia o el principio de la adolescencia y continúa en la edad adulta. Este patrón también ha sido […]
× Te ayudo?